Publicado en Crochet, Revistas y publicaciones, Sin categoría

La locura tejeril de The Sewing Box

Llevo un tiempo dando vueltas a la idea de retomar el crochet, pero no de forma casual, sino habitual. Me veo a mi misma este verano sentada en la playa en una sillita con mi enano a un lado y el mayor corriendo de acá para allá.

Escuchando las olas, sintiendo la arena bajo mis piés y tejiendo algo bonito, poco a poco, sin prisa, disfrutando…y mientras yo pensaba en esto los de The Sewing Box, sin yo saberlo, se dedicaban a recopilar patrones de las y los mejores tejedores y crocreteros en un pack espectacular.

Es un pack lleno de colores, repleto de alegría, creatividad y cosas bonitas con el que vamos a llenar nuestra casa y las de todos nuestros familiares y amigos de bolsos, calcetines, boinas, jerseys, cinturones, manteles, mantas, amigurumis, mitones, chales, vestidos….Mirad, mirad, no es que os lo diga yo.

001.-autores-1-landing002.-autores-2-landing003.-autores-3-landig004.-autores-4-landing-copy

Y es que están los mejores de España y el extranjero.

Pero es que esto no es lo mejor, encima es que lo han unido todo por tan solo 29,90€ un 90% menos del precio que pagaríamos si los tuvieramos que comprar por separado. Una pasada, vamos.

42 patrones de los mejores por tan solo 29,90€

Y, además, descuentos y sorteos de Katia, TrapArt, Casa Sol, Bichus, Demode Books, Rubi, La Materia Prima y Monica Knit, a los que podemos acceder si compramos el pack.

Yo ya me lo he comprado, porque me ha parecido lo más mejor de los últimos tiempos tejeriles y os lo recomiendo de corazón.

Además es que comprarlos no puede ser más fácil, tres clicks, una descarga y listo.

Os dejo toda la info aquí para que sepaís lo que compráis sin perderos una coma.

MÁS INFO

Corred, que solo quedan 3 días.

locuratejeril

¡Hasta pronto!

Publicado en Crochet

Bolso de Granny Square – African Flower

Uno de mis proyectos para 2016 era un manta completa de Granny Square del tipo African Flower, con forma hexagonal y precioso.

La cosa es que cuando estaba tejiendo los Granny vi de repente una colección de bolsos de crochet y decidí que necesitaba uno de esos bolsos para este verano. Así que, ya que tenía material de sobra para el bolso, decidí abandonar la idea de la manta (de momento) para hacer mi bolso.

Hoy me gustaría enseñaros como ha quedado. Espero que os guste.

Para el Granny African Flower seguí el patrón de Lanas y Ovillos.

Si nunca habéis hecho Granny Squares puede que este modelo os resulte un poco más complicado, pero en la página de Lanas y Ovillos lo tenéis muy bien explicado.

De todas formas, aquí os dejo el esquema y mis muestras para que veáis lo chulo que queda.

 

Para este bolso vamos a necesitar 27 Granny, que van a ir distribuidos y unidos tal y como indica el siguiente esquema:

bolso-granny

Los Grany los vamos uniendo uno a uno, siempre trabajando por la parte trasera de la labor. Podemos utilizar una aguja lanera o hacer una cadeneta con crochet.

La única unión diferente es la del fondo. Para darle un efecto ligeramente abombado al bolso, vamos a unir en triángulo.

Una vez que la parte de crochet está lista hay que ponerle un forro.

Lo primero que hay que hacer es recortar el forro (que puede ser cualquier retal de tela chulo que encontréis). Para ello ponemos el bolo sobre nuestro forro, para establecer las medidas, marcamos la forma, dibujamos y cortamos.

A continuación, vamos a poner una cremallera al forro. Nos va a dar un aspecto mil milones de veces mejor, va veréis.

Poner una cremallera es muy sencillo. Sólo tendremos que tener 4 tiras de la longitud del bolso y unos 8 cms. de ancho. Dos de ellas las uniremos a la parte delantera de la cremallera y las otras dos a la trasera, tal y como se indica en las fotos.

A continuación, casemos los laterales del forro, y para ello, vamos a utilizar una costura francesa. ¿Cómo se hace? Pues muy fácil.

Paso 1: cosemos por el derecho, haciendo a costura a 1 cm. del borde de la tela.

Paso dos: damos la vuelta, doblamos nuestra costura de modo que quede escondida.

Paso tres: cosemos por el revés a 1,5 cm del bolde.

De este modo quedará una costura de los más limpia y bien rematada.

Para terminar con nuestro forro únicamente nos quedaría unir la cremallera al forro, de modo que nos quede como un saco.

Y ahora, vamos a fijar el forro y el bolso de crochet con un festón para lo que yo he utilizado el mismo hilo que para el bolso.

14

Para acabar, una pequeña cadeneta de 5 puntos en los laterales para colgar un asa.

15

Y con esta ya está listo el bolso:

Ha quedado genial ¿no os parece?

Yo estoy más feliz que una perdiz.

Animaos ya mismo a haceros un bolso a crochet para el verano. Están muy muy de moda.

Y si necesitáis algo de ayuda, aquí me tenéis.

Un abrazo a todas y ¡hasta pronto!

Publicado en Crochet

Cesta de trapillo para la ropa sucia

Ya sé que tenemos a medias el quiet book para Pablo pero esta semana me la he tomado de relax y he preferido dedicar más tiempo a los niños. La semana que viene seguimos, lo prometo 🙂

Lo que pasa es que, como no puedo estar quieta, pues en los momento muertos en los que los niños están jugando, viendo la tele o cuando acompaño a Pablete mientras se duerme, he tejido una cesta para la ropa sucia.

Como ya os he contado en otras ocasiones, aun estamos decorando la casa y nos faltan muchos detalles. Una de las cosas que echaba en falta era tener una cesta donde echar la ropa sucia de los niños cada noche, así que he cogido un par de bobinas de trapillo y me he puesto manos a la obra.

Puntos empleados:

(os dejo los links a  los tutoriales de Miss Kits, que a mi me parecen muy claros)

Empezamos haciendo un círculo mágico de seis puntos bajos y cerramos con un punto raso.

1ª vuelta: 6 puntos bajos, 1 en cada punto anterior y cerramos con un punto raso.

2ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso + 12 puntos bajos, 2 en cada punto anterior y cerramos con punto raso.

3ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso, empezamos una serie de 1 punto bajo, 2 puntos bajos, alternando “1 – 2” “1 – 2” hasta completar el círculo (en total 18 puntos bajos) y cerramos con punto raso.

4ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso, empezamos una serie de 2 puntos bajos, 1 punto bajo, 1 punto bajo, alternando “2 – 1 – 1” “2 – 1 – 1” hasta completar el círculo (en total 24 puntos bajos) y cerramos con punto raso.

5ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso, empezamos una nueva serie de puntos bajos, alternando “1 – 1- 1 – 2” hasta completar el círculo (en total 30 puntos bajos) y cerramos con punto raso.

6ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso, empezamos una nueva serie de puntos bajos, alternando “2- 1- 1 – 1 – 1” hasta completar el círculo (en total 36 puntos bajos) y cerramos con punto raso.

7ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso, empezamos una nueva serie de puntos bajos, alternando “1 – 1- 1 – 1 – 1 – 2” hasta completar el círculo (en total 42 puntos bajos) y cerramos con punto raso.

8ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso, empezamos una nueva serie de puntos bajos, alternando “2 – 1- 1 – 1 – 1 – 1 – 1” hasta completar el círculo (en total 48 puntos bajos) y cerramos con punto raso.

9ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso, empezamos una nueva serie de puntos bajos, alternando “1 – 1- 1 – 1 – 1 – 1 – 1 – 2” hasta completar el círculo (en total 54 puntos bajos) y cerramos con punto raso.

Llegados a este punto yo ya tengo lista la base de la cesta, pero si la queréis más grande o más pequeña tan sólo tenéis que seguir las series de puntos o parar cuando queráis.

Ahora toca hacer las paredes del cesto.

Para ello, siguiendo un truco que leí hace poco y que le da más estructura a la cesta, he dado la vuelta a la labor, poniendo el revés como derecho, y he tejido cambiando el sentido. Es, simplemente, dar la vuelta a la base como si fuera una tortilla :).

La siguiente vuelta será de 54 puntos, con un punto bajo en cada punto, pero tomando solo la hebra de fuera.

Una vez hecha acabada la vuelta, cierro con un punto bajo y empiezo la siguiente vuelta con una cadeneta y 54 puntos, ya cogiendo la dos hebras del punto.

Después de 3 vueltas más iguales en gris he metido el color azul en la labor, en la cadeneta de la vuelta siguiente.

He hecho una vuelta azul, una gris, una azul y dos grises, todas de 54 puntos.

wp-1458812961840.jpg

Al acabar las dos vueltas grises he empezado a subir en azul hasta completar 18 vueltas más.

Para acabar, después de estas 18 vueltas azules he tejido unas asas.

wp-1458812956164.jpg

Para ello he hecho 10 puntos bajos, 7 cadenetas (metiendo de nuevo el ganchillo en el punto 18), 20 puntos bajos, 7 cadenetas (metiendo el ganchillo en el punto 44) y 10 puntos bajos más.

Después he tejido una vuelta de 54 puntos bajos y una última de cierre con 54 puntos rasos.

¿Qué os parece?

Es muy muy rápida y super fácil, en un par de ratillos sueltos podéis tener la vuestra.

Venga, animaos 🙂

Os dejo hasta la semana que viene. Disfrutad mucho de los días de fiesta y sed muy felices.

Publicado en Crochet

Cuello de lana a punto de media

Os voy a confesar que tengo la suerte de vivir en uno de esos sitios en los que las bufandas y los gorros se usan poco, incluso el abrigo lo usamos pocas veces.

Para mí, que vengo de Madrid, donde el invierno, cuando llega, llega fuerte, es un gran cambio. Ahora en vez de tener “el cajón de las bufandas” tengo “el cajón de los bañadores” 😉

La cosa es que, a pesar de todo, a mi me encantan las bufandas, los cuellos de lana, los buff, los pañuelos….y aprovecho cualquier momento para ponerme una. Que voy a ver a los amigos a Madrid, pues bufanda al canto; que subimos a Ronda en inverno, bufanda al canto; que nos vamos a ver a la familia a Alemania, pues maleta de bufandas 🙂

Precisamente en unos días nos iremos a Alemania y he aprovechado la circunstancia para crochetear un cuello de lana roja muy gordito.

La lana que elegí es bastante gruesa, la ártico de Katia en color granate, un ovillo de 200 gr. y la tejí con crochet del 12 (empecé con un gancho del 8 pero quedaba muy apretado, así que lo cambié).

Como quería que quedara muy ajustado el cuello pensé que el mejor punto era el punto de media, que queda como un elástico de un jersey.

Empecé con 20 cadenetas, que cerré con un punto raso, y dos cadenetas más para dar la vuelta a la lab.

wp-1454672119881.jpg

La 2 vuelta, después de las dos cadenetas, empieza con una media vareta o medio punto alto y repetimos este punto en cada punto de la cadeneta, cerramos con un punto raso y hacemos dos cadenetas más.

La 3 vuelta empieza en la última media vareta de vuelta anterior, pero cogiendo el punto por la parte de atrás, como veis en este vídeo de “Lanas y Ovillos”:

La 3 vuelta acaba con un punto raso en la cadeneta de la vuelta anterior y dos cadenetas más.

Repetimos esta secuencia hasta que consigamos la medida de nuestro cuello: 20 medias varetas + 1 punto raso en la cadeneta de la vuelta anterior + 2 cadenetas.

Una vez acabada, unimos los dos extremos para dar forma a nuestro cuello.

Para darle un toque diferente a mi cuello y que fuera más suave, cogí un resto de lana Bombón de Katia y pasé dos vueltas de puntos bajos a modo de remate; un punto bajo en cada último punto de cada vuelta del cuello, tantos puntos como vueltas.

Y ya estoy un poquito más preparada para el frio.

¿Qué os parece? ¿Os animáis a crochetear uno?

Es muy fácil de hacer y no se tarda casi nada; es una labor perfecta para un finde en casa.

Vamos ¡¡todos a por un ganchillo!!

¡Hasta pronto!

 

Publicado en Crochet

Mi primer amigurumi: el perrito Leopoldo

La semana pasada quedé en enseñaros el amigurumi que había hecho a Pablo por su cumple y, como lo prometido es deuda, aquí vengo a presentaros al perrito Leopoldo.

La decisión fue difícil, porque me encantaban todos los modelos de la selección que os presenté, pero al final pensé en lo mucho que le gustan a Pablete los perros y me decidí por el dulce perro Leopoldo que había encontrado en el blog conadeartesania.

c

El patrón es una pasada, es muy fácil de seguir, lo cual era un plus teniendo en cuenta que era la primera vez que tejía un amigurumi.

Yo lo seguí al detalle, con un par de modificaciones. Como siempre digo, en cada labor, en cada prenda, en cada cosa que hagamos, tenemos que dejar nuestra propia huella 🙂

Para poder hacer un amigurumi hay que conocer tan sólo dos puntos básicos del crochet: el punto bajo o medio punto y el punto raso, y además hay que saber un anillo mágico, que es el santo grial del amigurumi. Podéis aprender a hacer estos puntos en el curso básico de amigirumis de Lanas y ovillos.

Para hacer el perrito Leopoldo yo usé tres colores distintos y necesité 3 ovillos de hilo gris claro de 50 gr., 1 ovillo de hilo negro grafito de 50 gr. y una blanca de 50 gr.

El modelo de compone de 6 piezas básicas:

La cabeza con el morro, las orejas y los ojos.

El cuerpo, con la cola

wp-1454066830148.jpg

Las patas delanteras, que yo hice un poco distintas al patrón, ya que fui cambiado de color. Empecé el anillo mágico con color negro, a modo de huella, cambié a blanco en la vuelta 4 y a partir de la vuelta 21 continué en gris.

wp-1454066845585.jpg

Las patas traseras, donde cambié de color siguiendo la misma pauta. Empecé en negro hasta la vuelta 10, en la 11 cambié a blanco y desde la vuelta 12 tejí en gris.

wp-1454066840553.jpg

Por supuesto, no podemos olvidarnos de la guata para el relleno. Yo empleé guata sintética que saqué de un cojín que no usábamos.

Et voilà…aquí tenéis el resultado

Para ser el primero no esta mál ¿verdad?

Seguiré practicando porque me ha encantado; ya lo iréis viendo.

De momento os dejo, hasta la semana que viene.

Disfrutad del fin de semana y animaos con un amigurumi 🙂

¡Hasta pronto!

Publicado en Crochet

Animales de amigurumi para regalar a Pablete

Como ya os comenté el miércoles, he estado toda esta semana preparando el cumple de mi pequeño Pablete, que hoy hace dos años.

Le he hecho una corona, esta tarde tenemos fiesta en un parque de bolas y toboganes, tenemos las velas preparadas, hemos intentado hacer bizcocho (aunque se nos ha roto el horno y ha sido imposible)… bueno, más o menos lo normal.

Por supuesto, entre tanto preparativo se incluye el regalo.

Después de pasar las Navidades y los Reyes hacer un regalo a un niño de dos años es, digamos, difícil. Lo tiene absolutamente todo y más de lo que necesita: construcciones, juguetes musicales, libros, fichas, pelotas…vamos, la casa llena.

Así que, pensé en hacerle algo especial que no tuviera aún: un muñeco hecho por su mami.

Yo nunca había hecho ningún muñeco, así que me puse a buscar y empecé a ver muñecos de amigurumi, que me encantan pero que nunca me había decidido a hacer uno.

La verdad es que hay mil millones de millones de modelos diferentes y me costó decidirme; suerte que tenía claro que iba a ser un animal, que sino ¡apaga y  vámonos!

De entre todo los que ví, seleccioné aquellos que tenían patrón gratis e hice una pequeña selección, que es la que os traigo ahora.

Por supuesto que he hecho uno, pero como aún no le he dado a Pablete el regalo, pues todavía es sorpresa….voy a mantener el suspense hasta la semana que viene 😉

Mirad que monadas:

Perrito Leopoldo

El perrito Leopolo del blog conadeartesania es muy muy tierno, dan unas ganas tremendas de achucharle y, como a Pablo le encantan lo perros, entró en la lista a la primera.

c

Osito Picasso

Osito Picasso de gateandocrochet fue amor a primera vista. Además, siendo malagueño y llamándose Pablo, la afinidad era al.100%

20160112_135649

Dragón

Como ya sabéis soy fan de la web Lanas y Ovillos, así que fue de los primeros sitios donde fuí a buscar y me encontré con este adorable dragoncillo azul. ¡Me encanta! Os dejo el patron de este Dragón de lanas y ovillos, por si os animáis.

mida_ok_0

Don Pato

Don Pato del blog amigurumies es para llevárselo a casa así tal cual. ¡Es monísimo! y con todo detalle.

patito

Elefantito

Desde que yo era pequeña me encantan los elefantes, así que en cuanto ví este elefante en el blog de madres hiperactivas no pude evitar incluirlo en la lista de labores. Además, tenéis que ver a Pablo imitando a los elefantes ¡para comérselo!

elefante-amigurumi (1)
Y vosotros ¿cuál pensáis que ha sido la elección para Pablete? La semana que viene os subo la fotillo 🙂
¡Espero que os guste!
Hasta la semana que viene.
PD. El modelo de tarta de cumpleaños de la imagen destacada es del blog Miss Lanitas. Una pasada, con patrón al detalle.
Publicado en Crochet

Un pequeño corazón de crochet

Esta semana ha sido una semana de sentimientos, de dar valor a los pequeños detalles, de querer y de abrir el corazón, así que quería traeros algo que fuera significativo, que os permitiera llevar un pedacito de mí y transmitiros todo mi cariño.

Estuve un par de días pensando que haceros y, de repente, me llegó, sin buscarlo ni nada, un tutorial del blog Moda a Crochet que me pareció perfecto: un pequeño llavero con forma de corazón que, además, era muy fácil. ¿Qué más podía pedir?

Así que me puse manos a la obra.

Por supuesto lo primero que hice fue sacar el patrón:

corazon1exp

Y lo segundo buscar por casa hilo de algodón rojo que, por supuesto, no me costó encontrar 🙂

Con esto listo empezé mi labor.

  1. Una cadeneta de 5 cadenas cerrada en círculo con un punto raso. Todas las vueltas se van a cerrar con un punto raso que unirá el último punto con el primer punto tejido.
  2. Una vuelta de 1 cadeneta de 3 cadenas y 19 puntos altos.
  3. Una vuelta que combina 1 cadena, 1 punto bajo, 2 puntos bajos de aumento, 1 medio punto alto, 2 medios puntos altos de aumento, 1 medio punto alto, 3 puntos bajos, 2 puntos medios altos de aumento, 1 punto alto y repetimos empezando por los 2 medios puntos altos de aumento hasta acabar con 1 punto bajo.
  4. Una vuelta que combina 1 cadena, 1 punto bajo, 2 medios puntos altos de aumento, 3 series de 2 puntos altos de aumento, 5 puntos bajos, 2 medios puntos altos de aumento, 1 punto alto y repetición desde los 2 medios puntos altos de aumento hasta el punto bajo.
  5. Una vuelta de una cadena, 17 medios puntos, 2 medios puntos altos de aumento, 1 punto alto y repetición.

Para hacer el corazón con relleno hay que repetir esta labor dos veces, haciendo una de ellas con una cadeneta de 10 cadenas que nos servirá para usarlo como llavero.

IMG_20151124_185129~2

Una vez hecho esto sólo nos queda unir las dos partes. Para ello empezamos por el revés con una aguja lanera, cuando ya estamos casí acabando damos la vuelta al corazón, metemos en algodón para rellenarlo y que quede mullidito y lo acabamos de cerrar por delante.

Y ya está acabado.

Aquí tenéis mi corazón.

Espero que os guste mucho porque yo lo he hecho con muchísimo cariño para vosotros.

¿Os gustaría tener uno? Aquí me tenéis para cualquier consulta: nuriapsanz12@gmail.com.

Hoy me despido con un fuerte abrazo.

¡Hasta pronto!

Publicado en Crochet

Mi primer bolso de trapillo

Hoy os voy a presentar mi primera labor hecha con trapillo, material muy de moda pero que yo descubrí hace poco; bueno sí, yo he tenido las típicas alfombras de trapillo que estaban de moda hace unos años, pero nunca había trabajado con ello.

El caso es que ahora que lo conozco tengo que decir que es la leche, una maravilla. Es fácil de tejer, cunde mucho, es rápido y los resultados muy bonitos. También es verdad que no se puede usar para todo, pero bolsos, cestas, alfombras y demás quedan muy chulas.

El trapillo es un material que proviene del excedente industrial de las fábricas textiles, de lo que les sobra de la fabricación de telas y prendas de ropa y, de un tiempo a esta parte, está siendo usado en los hogares de medio mundo para hacer labores. El trapillo, como podemos leer en el artículo de Mercería Actualidad, era un material que se tiraba o se donaba a los traperos.

Eso sí, es un material que no se teje al uso de lanas e hilos, no es tan delicado, no se deshilacha, no se engancha. Y, dado su grosor, hay que usar ganchillos o agujas del 10 – 12.

Mi primera labor de trapillo la hice con un par de ovillos pequeños de trapillo y un ganchillo del 10, que me pareció el más apropiado para mi bolso.

Trapillo y ganchillo

El patrón lo conseguí en internet, pero tengo que confesar que lo he tenido que ir adaptando un poco porque el resultado era muy distinto del que se contaba en en patrón.

He de decir que el bolso se teje en dos partes, empezamos en el medio, tejiendo primero un lado y luego el otro. ¿Suena raro? Ya os iré contando como va 🙂

Empezamos con una cadeneta de 42 puntos + una más al final de la labor.

La seguna vuelta es de 42 puntos bajos, empezando como siempre en la segunda cadena después del ganchillo. Al final de la vuelta, después de los puntos bajos y para dar la vuelta a la labor, hacemos un punto de cadeneta.

En la tercera vuelta y hasta la duodécima, se utiliza el punto bajo de relieve, que da un efecto muy bonito. Ojo, siempre al final de la vuelta una cadeneta antes de volver.

Un vez que llegamos a la vuelta 12 se empieza a aumentar y disminuir para dar al bolso aspecto abombado.

Así que hacemos la vuelta 13 y empezamos con un punto bajo relieve y un aumento, luego contamos 14 puntos bajos más hasta sumar 16 puntos con el aumento y el primer punto. En el punto 17 hacemos una disminución y después 4 puntos bajos, luego una disminución, puntos bajos hasta el final de la vuelta y una cadeneta.

En la vuelta 14 hacemos un punto bajo, un aumento, 13 puntos bajos, una disminución, 4 puntos bajos, una disminución y puntos bajos hasta el final de la vuelta y una cadeneta.

En la vuelta 15 es igual pero un punto bajo + un aumento + 12 puntos bajos. El resto igual.

En la vuelta 16 igual pero un punto bajo + un aumento + 11 puntos bajos.

En la vuelta 17 igual pero un punto bajo + un aumento + 10 puntos bajos.

Al llegar a este punto la labor tiene forma y cuando la doblas por la mitad tiene cierta forma abombada.

wpid-wp-1444338372040.jpg Así que, unimos un lado con otro usando punto bajo relieve por el lado del bolso que va a quedar para dentro. Quedará como en la foto.

wpid-wp-1444338129655.jpgComo os dije, en este punto tenemos medio bolso hasta un lateral y nos falta el otro medio.

Volvemos a lo que fue nuestra primera vuelta de 42 cadenetas y hacemos una cadeneta de 42 puntos, tomando como referencia el punto contrario al nudo, es como si hiceramos la vuelta de retorno,

Luego hacemos 2 o 4 vueltas de puntos bajos (o más, según el ancho del bolso que nos guste), repetimos la serie desde la vuelta 13 a 17 y unimos los lados.

acabando el bolso de trapilloUna vez hecho el saco, hay que ir reduciendo la “boca” del bolso y coserle unas asas. Para lo primero, yo hice una vuelta entera de puntos altos en la horizontal de la boca  y continué con 4 cadenetas más. Y para lo segundo, tenía preparadas unas asas de madera sencillas pero que le iban al pelo.

Así que, con una aguja lanera cosí a la boca mis asas.

wpid-wp-1444337817588.jpgEl bolso ha quedado muy chulo ¿qué os parece? ¿Os anímais?

Espero que sí y si lo hacéis, contádmelo.

¿Hasta pronto!

Bolso de trapillo

Publicado en Crochet

Un neceser de Granny Square

GrannyLlevaba varios días trabajando en lo que iba a ser mi primera entrada pero de repente ingresaron a mi hijo y tuve que dejarlo. A cambio me llevé un ganchillo del 5 y unas sobras de hilo de algodón. En principio no sabía muy bien que hacer, porque para ser sinceros, y por mucho que lo intentó la Señora Antonia, mi abuela, yo nunca había cogido un ganchillo.

Para mi abuela hacer ganchillo era como comer, algo que hacía siempre. Tapetes, puntillas, remates para toallas, colchas, chaquetas y mantas, montones de mantas hechas con las sobras de lana. Cientos de cuadrados de colores mezclazos según el ovillo que salía de la bolsa. Los Granny inundaban la casa y todos teníamos que colaborar para coserlos ¡Qué tiempos!

Pues eso, que con unas sobras y un ganchillo decidí empezar a hacer Granny. El problema era que ya mi abuela no estaba para enseñarme ¡a buenas horas había tomado yo la decisión!

Así que acudí a internet, donde encuentras miles y miles de tutoriales de crochet, algunos buenos y otros no tanto. Son muy buenos los tutoriales de Miss Kitts para aprender a hacer los puntos básicos y los de Lanas y Ovillos para todo.

Y así comenzé con los cuadros. Tome como base el tutoral de Granny de Lanas y Ovillos y para el diseño mi hice con el de Happy Ganchillo que aquí os dejo:

Pues así, poco a poco, fui haciendo mis Granny, hasta que se acabó la lana que tenía.

En total me salieron seis Granny, que no me daba ni para una manta, ni para un bolso, ni para nada; así que decidí hacer un neceser, que además me hacía falta. Ya iréis viendo que, a menudo, sé como empiezo un proyecto pero no como acabo 😉

Fuí uniendo los seis Granny poco a poco usando medio punto y mi neceser fue tomando forma.

Haciendo Granny                      Reparando un neceser de Granny

Ya tenía mi neceser casi listo, ahora solo faltaba poner una cremallera.

Rematando el neceser

Como véis en las fotos, sujeté la cremallera con alfileres a la boca del neceser, dejando como medio centímetro entre los dientes de la cremallera y la boca y la fuí cosiéndo a mano.

Para rematar la labor tejí una vuelta de punto bajo en el borde de la labor, que me pareció que iba a quedar mas mono.

Cuando acabé me pareció que el tirador de la cremallera que había cogido era pequeño así que, con unas hebras de lana que me sobraron, le hice un pequeño adorno tipo borla.

_____

Y así ha quedado mi neceser.

La verdad es que me resulta muy práctico y lo llevo todos los días en el bolso.

Espero que os haya gustado y si en algún momento os animáis a hacerlo vosotros me lo contáis ¿vale?

Mi pequeño neceser de ganchillo